El agua o el oro o cómo una mina divide al Perú

El agua o el oro o cómo una mina divide al Perú

Conga es el proyecto minero más importante para el desarrollo del Perú. El más resistido también por los habitantes de Cajamarca, la región donde se tendrían que secar cuatro lagunas para extraer el oro. Por las protestas, el lugar está bajo estado de emergencia y el Presidente Ollanta Humala ha debido cambiar dos veces el gabinete. Esta es la historia que se vive en la sierra peruana y en Lima.
 

Por Marco Avilés

Fuente: diario.latercera.com (Chile)

Laguna Cortada

La mañana del 28 de julio, mientras el presidente del Perú caminaba hacia el Congreso para dar su discurso anual de Fiestas Patrias, el estudiante de ingeniería ambiental Jorge Chávez, de 22 años, cara de ratón de biblioteca y de 60 kilos de peso, sintió una mezcla de miedo y dolor cuando un policía le estrujó los testículos en plena calle, al tiempo que le gritaba:

-Entra al carro, conchetumadre.

Entre el presidente que saludaba con la mano a los vecinos del centro de Lima y el estudiante que era arrastrado de los genitales, mediaban 968 kilómetros. Chávez vive en Celendín, una provincia de la sierra norte del Perú que esa mañana cumplía 25 días en estado de emergencia. Muchos de sus vecinos se oponen al gigantesco proyecto minero Conga, pues temen que el agua se contamine o falte una vez que comience la explotación de oro y cobre. Por eso han realizado paros, marchas y vigilias durante casi un año. El 3 de julio murieron cuatro personas, durante una protesta en la plaza que terminó en una balacera. Una de las víctimas fue un estudiante de 16 años que, según su madre, quería ser predicador religioso. Ahora, a causa del estado de emergencia, las personas no se pueden reunir libremente y los policías pueden ingresar a las casas sin permiso de un juez o, ya en la libre interpretación de la ley, pueden cogerte de la bragueta cuando lo crean conveniente. Esa mañana, el estudiante Jorge Chávez entró al patrullero gritando de dolor, pero antes arrojó su pequeña cámara Lumix, regalo de su padre. Siete fotos y un video describen la escena que antecede al apretón policial.

Era un sábado apacible y el sol invitaba a tomar fotografías. Tres soldados del Ejército posaban abrazados frente a la pileta de la plaza, como amigos en un viaje de turismo. Al fondo estaban esas montañas donde la naturaleza ha juntado dos tesoros valiosos, pero -en esta historia- irreconciliables: el oro y el agua. Debajo de las lagunas de Celendín hay mucho oro. Para extraerlo, el consorcio minero Conga necesita al menos 17 años de explotación continua. En ese período, la compañía invertirá casi US$ 5 mil millones, empleará a 10 mil personas y, además, asegura que mejorará el abastecimiento de agua de la región. Esa es su oferta. Los economistas dicen que de Conga dependerá que el Perú mantenga su ritmo de crecimiento, esa bonanza que en las ciudades más grandes crea la sensación de que el país se desarrolla mientras parte del mundo se descalabra. Y si Conga no va, por el contrario, el progreso podría interrumpirse. El pánico que esa posibilidad genera en las ciudades se enfrenta a otro miedo, más local, más rural. En Celendín y otras dos provincias implicadas en el proyecto, la mayor parte de los ciudadanos son agricultores y crían ganado. Ellos temen que la explotación contamine las fuentes de agua que utilizan. Para explicar que su miedo no es irracional citan la historia de Hualgayoc, una provincia minera donde las aguas de dos de sus ríos son de color rojo.

Una noche, a comienzos de 2011, el candidato a Presidente Ollanta Humala visitó aquella localidad y pronunció un discurso en la plaza de armas ante una multitud.

-He visto un conjunto de lagunas y me dicen que las quieren vender. ¿Ustedes quieren vender su agua?

-Noooooo.

-¿Qué es más importante? ¿El agua o el oro?

-El aguaaaaaaaaa.

-Porque ustedes no toman oro. No comen oro. Nuestras criaturas toman agua. El ganado toma agua. Y de ahí sale la leche. Salen los quesos. Sale la riqueza. La agricultura necesita el agua. El agua para los peruanos. ¿Y cómo la vamos a defender?

La respuesta de la multitud es difícil de entender, pero se oyen gritos de apoyo.

Un año después, el Presidente Ollanta Humala respalda el proyecto minero. En Celendín, sus antiguos seguidores dicen de él: nos traicionó, nos estafó, nos mintió. Las paredes de algunas calles están pintadas con grandes mensajes, “Conga no va”, “Agua sí, oro no”. Esa mañana de fines de julio, el estudiante Jorge Chávez y cuatro amigos iban a ver por la televisión el discurso del presidente. Esperaban que anunciara el fin del estado de emergencia.

Habían sacado un televisor viejo a la vereda. La calle estaba vacía, pero pronto asomaron por allí cinco policías. Debían apagar el televisor, les dijeron. Estaba prohibido reunirse. Nadie se movió. Un agente tomó la iniciativa y tiró del cable de corriente. Los vecinos de los negocios contiguos se acercaron a ver qué ocurría. Chávez encendió su cámara y comenzó a fotografiar la discusión. ¿Acaso estaba prohibido ver el mensaje? Un agente sacó su celular y grabó a Chávez grabando la trifulca.

-¿Por qué me filmas? -le preguntó.

-¿Por qué me filmas tú? -replicó Chávez.

El video termina allí. El policía arrastró de los testículos al estudiante al interior del patrullero y le golpeó la espalda con la palma abierta durante el trayecto hacia la comisaría del lugar. Allí, junto a un colega, condujo al muchacho a una habitación donde había unos colchones sucios sobre el suelo. Chávez recuerda que el hombre estaba tan furioso que le lanzó un puñete a la boca. La sangre que brotó asustó a los policías. Lo llevaron al baño para que se lavara. Alguien abrió el grifo. No había agua.

Afuera de la comisaría habían llegado la madre del estudiante y su hermana, de 17 años, junto a algunos amigos que hacían llamadas telefónicas. Intentaban comunicarse con organizaciones de derechos humanos y con un congresista de la región. Temían que los policías trasladaran al muchacho al coliseo deportivo del pueblo, donde los soldados del ejército han establecido su cuartel y donde, según ellos, le sacarían “la mugre”.

-Somos gente de bien -repetía la madre, Lucila Ortiz.

Es una mujer menuda, de cabello entrecano, y esa mañana vestía una camiseta blanca en cuya espalda se leía el lema: “Conga no va”. Me contó que su hijo era muy aficionado a la fotografía desde sus años de colegio y ahora alimenta un blog con noticias sobre los proyectos mineros de la región. La noche anterior, Chávez se había acercado al fotógrafo de esta historia para conversar sobre cámaras. Tenía una teoría. “Los policías te respetan según el tamaño de tu cámara”, le dijo mostrándole su modesta Lumix. Le ilusionaba tener algún día un equipo profesional.

Al día siguiente, el rumor del mensaje a la nación llegaba hasta las puertas de la comisaría desde las casas cercanas.

-A mayo del presente año -leyó el presidente en un pasaje-, el 74% de los conflictos activos en el país corresponden al tipo socio ambiental.

Comunidades de Huasmín

Se refería a los 127 casos donde los ciudadanos de una localidad se oponen a proyectos u obras que podrían dañar el lugar donde viven. En la región Cajamarca, adonde pertenece Celendín, hay nueve. En la ciudad de Lima, ninguno. Los conflictos irresueltos originan paros, huelgas y marchas. Conga sólo es una de aquellas historias. La que más inestabilidad ha creado al actual gobierno. Esa mañana, en el Congreso, los ministros del tercer gabinete que el presidente ha formado en menos de un año, escuchaban el mensaje en primera fila. Entre ellos estaba el abogado Juan Jiménez Mayor, el nuevo Primer Ministro, quien había intentado distanciarse de su predecesor, un ex militar que solía expresar sus rabietas por Twitter. “¡Este es el gabinete del diálogo!”, les dijo Jiménez a los periodistas el primer día en el cargo.

A casi mil kilómetros, un policía salió de la comisaría de Celendín y fotografió a los familiares y a los amigos del estudiante arrestado por fotografiar a los policías.

-¿Por qué me tomas fotos? -le preguntó la madre del muchacho- ¿Acaso no han detenido a mi hijo por eso? Déjenme verlo.

El policía guardó la cámara en un bolsillo y, antes de marcharse, susurró algo al oído de un colega. Este se acomodó el fusil sobre el pecho con un gesto rápido y acaso inconsciente que, a fin de cuentas, expresaba toda su autoridad. Entonces, con lacónico enfado, respondió:

-Señora, cálmese, el chico ya no está aquí.

***

La distancia entre Lima y el resto del Perú no sólo es geográfica, sino afectiva. El 19 de junio, dos lectores del diario El Comercio discutían en un foro sobre el proyecto Conga. “Lo más razonable sería someter a un referéndum nacional esta propuesta injusta para arrasar con el ecosistema de Cajamarca”, escribió uno de ellos. Se llamaba Fernando Obando. Treinta y dos minutos después, Jorge Reyes le respondió: “Nada de referéndum. La chusma no puede imponerse”.

Unos temen la contaminación. Otros, el fin del crecimiento económico. En Lima, donde se ejerce la alta política peruana, la bonanza mantiene la ilusión de que el futuro de la capital será el de las grandes ciudades del mundo: vendrán los rascacielos, grandes restaurantes al filo del mar, nuevas cadenas de hoteles y -como ha advertido el Presidente Humala- quizá un tren subterráneo. Lima está enamorada de lo que será.

Ese futuro, sin embargo, debe conjugarse en condicional. Sólo será posible si Conga va. De lo contrario, ocurrirá el desastre, como profetizan algunos líderes de opinión. “Si Conga no va, sería como dispararnos a los pies”, escribió en una columna el ex ministro de Economía Pedro Pablo Kuczynski, quien compitió con Humala por la presidencia del país.

Las metáforas viajan, evolucionan, mutan en manos del pueblo. Unos temen a la contaminación. Otros, a que termine la bonanza. La política moderna, sostiene el ensayista francés Paul Virilio, no es otra cosa que la administración del miedo público. Y en el caso peruano, de aquellos miedos.

La noche antes del discurso presidencial, los soldados con sus fusiles controlaban la plaza de Celendín. La imagen invitaba a refugiarse en un local donde hubiera cerveza y buena conversación. El hotel de Gustavo Salazar ofrecía ambas. El es un contador que trabajó durante 30 años en el Banco de Crédito, en Lima, y ahora vive su jubilación administrando un hospedaje en la plaza del pueblo. Es un hombre calmado, de mirada dura y frases categóricas. “Todos tienen derecho a opinar -dijo mientras me atendía- pero no con violencia”. El prefería no participar en las acciones que organizan sus vecinos. Hacía unos minutos, unas 200 personas -hombres, mujeres, ancianos, niños- habían llegado a la plaza, caminado en silencio y dejado en el atrio de la iglesia decenas de velas encendidas. La policía les recordó que estaba prohibido reunirse y les pidió que se retirasen.

-Toda esta situación ha perjudicado a los negocios -añadió Salazar con resignación de comerciante-. Necesitamos el agua. Pero también el dinero.

En el centro del hotel, seis peces nadaban en una pileta de agua verdosa.

-Es obvio que lo que ha creado Dios, el hombre no lo va a igualar -prosiguió el dueño.

Hablaba en un tono filosófico, pero no se refería a la fuente sino al procedimiento que seguirá el consorcio Conga para extraer el oro. Primero, secará una laguna para convertirla en una mina de tajo abierto y utilizará otras dos para depositar allí los relaves. Después, construirá cuatro reservorios de agua que se alimentarán de las lluvias y que, según su estudio de impacto ambiental, garantizarán el suministro a las 40 mil personas que se abastecen de los ríos que nacen de aquellas fuentes. Así como hay políticos y líderes de opinión que apoyan el proyecto por razones económicas, del otro lado están los ingenieros y ambientalistas que se le oponen por razones de salud pública. El ex funcionario del Banco Mundial Peter Koening es un experto reconocido en manejo de agua y ha explicado que las 20 lagunas y 600 manantiales que existen en aquella zona forman un sistema interconectado de agua, como un aparato circulatorio. Dañar cuatro lagunas será afectar todo el conjunto. Las metáforas evolucionan.

-Un reservorio nunca será igual que una laguna -diría tres noches después un agricultor, dirigiéndose a 50 de sus vecinos, en un pueblo cercano a las fuentes de agua-. Es como el corazón. Si te cambian el corazón por uno falso, todo tu cuerpo y tu sangre cambiarán. El agua de las lagunas es buena, es natural, como la sangre. No es agua empozada. Se filtra por el suelo. Se evapora. Se limpia sola. Allá arriba hay animalitos que viven. Hay truchas. Hay patos. Ellos y nosotros tomamos esta agua.

Ahora, frente a la pileta verdosa del hotel, el antiguo contador bancario que nunca protesta en la calle ni enciende velas, me dijo que los limeños se habían acostumbrado a mirar a las provincias “por encima del hombro. Parece que preferirían que no tuviéramos una opinión”.

***

El estudiante Jorge Chávez se levantó de la cama y se quitó la camiseta para mostrar sus brazos con moretones. Estaba en casa y se distraía mirando la televisión. Hablaba despacio, con pausas, debido al dolor en la boca. Su labio superior lucía hinchado y ocultaba una herida. Los policías que lo detuvieron en Celendín lo trasladaron a una oficina de Cajamarca, a tres horas de distancia, mientras por las redes sociales circulaban noticias y reclamos sobre su arresto. Chávez dice que, al verlo, el oficial a cargo de esa oficina se puso nervioso y empezó a hacer llamadas telefónicas. Su despacho estaba lleno de funcionarios pro Derechos Humanos que esperaban noticias. Liberó a Chávez casi de inmediato.

-Supongo que no soy peligroso -dijo mientras volvía a vestirse, un día después del arresto.

-¿Has visto tu cámara? -le pregunté.

Negó con la cabeza. Su padre, que escuchaba la conversación, se la entregó apenado. Es un hombre bajo, de hombros anchos, que administra un hotel. Chávez revisó el artefacto con minuciosidad de relojero. El lente estaba abierto y no se podía cerrar ni cuando se apagaba la cámara. “Puta madre”, susurró. La dejó sobre el velador y salió a la puerta de su casa a tomar aire. Un policía estaba parado en la vereda, vigilando. Chávez retrocedió y, mirándome, confesó:

-Lo peor es que ahora me dan miedo.

Anuncios

Acerca de MI MINA CORRUPTA
Blog PRO-VIDA, Noticias Ambientales, Mineria en Celendín, las empresas mineras Yanacocha y Lumina Copper.

One Response to El agua o el oro o cómo una mina divide al Perú

  1. caposud says:

    Reblogged this on .

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: